Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Si antes no me quisieron
para siempre, me río,
ahora para nunca
¿quién dijo pena?
si campo,
trasiego a mi capricho,
beso donde se dejan
y sesteo y a veces despierto
como por decir algo
- buen día,
¿are you ready?-
si me desquicio
o averío o me abrazo
o tan simple, vuelo,
aprendo a posarme
sin playa ni maestra.
Pero tal vez algún día
me equivoque y diga sí,
a acostumbrarme
a los mismos besos
mismos pechos y caderas,
oler su sexo como un lobo
y devorarlo como un lobo,
a llevar camisas limpias
rígidas y flacas,
a tener una voz menor
que sus horarios
¿adiós a esta niñez esbelta?
¡señor,
quién dijo pena!
Sólo yo, igual monótono
entiendo de mis hábitos.
.
..L. Gómez..