Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Cuando pasas de los cincuenta por uno
sabes exactamente de donde vienes,
de un útero que agotó su vida,
de un caballo blanco, su bocado,
y río y alcanzo
la máxima violencia de la risa,
ya saben que cuando lloro
estoy en todos los océanos
¿acaso no es risa? ¿una lágrima?
Con lo que sé
y un cuerpo de veinticinco años.
Los que tienen paciencia
nunca cuentan hacia atrás
y acabamos donde ya sabemos.
Me quedaré un tiempo por aquí
a ver quien se sienta en esta silla,
como apoya los codos en la mesa,
si me roba mis compañeros invisibles
y pone todo patas arriba,
saber si se entiende con el caos
y después me deslizaré.
Mi olvido lo recordará
la última flor en mi tumba.
.
..L. Gómez..