Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
I
Tú haces saltar mis pequeñas células grises
cuando me alborotas y otra vez
de nuevo golpes de silencio
y pienso cómo decirte que a veces
haces de mi poesía una trama simple
simple como la verticalidad
como una mano que no conoce su puño
simple como la piedra que se despeña
más que dar los buenos días, simple
porque tendemos a complicarlo todo
porque conocemos lo que nos asusta
              y tensamos nuestras riendas
y llamamos a la vida injusta ¿existo?
II
Tu pelo son horas de septiembre,
yo, sin voluntad propia, como muerto,
pensando que alguna molécula de todas
las que llevan tu nombre sea infinita
en una despedida que no quiere despedirse
como la ola que está en todos los mares
y deja de ser total, deja de ser única
y muere en los pies de todas las gentes
y yo, sin voluntad propia, como no estando
como las alas que no conocen el viento
y solas se echan a volar -vivir, morir ahora-
estoy pensando en ti con ganas locas
de saber qué pasaría si te cortejo
si dedico mi tiempo en cómo desnudarte
cómo la blusa imposible, las venas de la nuca
en cómo alzar las coronaciones de tus pechos
el hilo de las palabras que no dices
y se quedan colgando en tus comisuras
muero por empañar mis cristales contigo
o, desde donde se mire, una luz nos atraviese
y llene de claridad el cuarto de asedio
quiero que seas mi crítica más severa
mi tertulia básica, todos mis nacimientos
que seas franca para mostrarte que soy
sé que existo -nubes de alma verde-
y bueno, mi amor, quiero tenerte en mi vida.
.
..l. gómez..