Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Soy poeta, me enfrento cada noche
con la muerte,
escucho el sonido de sus criaturas,
el bastón que me lleva, la sangre que me guía,
para bien o para mal, sí, yo soy poeta
y estoy enamorado de todos los amores.
A veces tiro piedras para que salten
sobre el agua como diminutas libélulas,
cuando me quedo en el bucle de los tontos
intentando masticar ideas, ideas absurdas,
ideas locamente frecuentadas.
Amo mi manera de amarte.
Ahí, tu luz cuando viajo por lo oscuro,
como si fuera acéite que se derrama,
me tumbo en tu vientre y te recuerdo.
Me estoy quedando sin palabras,
lo siento en las carnes, lo noto en mis huesos,
he aquí un resquicio del hombre.
Como poeta, respiro del romanticismo
hasta que la tragedia deje de quejarse,
hasta que levante la vista
y vea la vida que me pierdo entre las gentes,
cuando diga -basta, hasta aquí llegué-
trae, si es que dejaste algo ileso de mi alma.
De momento, para bien o para mal,
sí, yo soy poeta.
..l. gómez..